DIRECTIVOS DE TRANSPORTES ESPEJO SOLICITAN LA AMPLIACIÓN DE FRECUENCIAS

DSCF4211

Quito, 3-02-2016. Xavier Rivas Chávez, Presidente de la Cooperativa de Transportes Espejo de Babahoyo,  se entrevistó con el Presidente de Fenacotip, Abg. Abel Gómez Cevallos, con el  propósito de solicitar por medios de la Federación a la Directora de la Agencia Nacional de Tránsito, Lic. Lorena Bravo, (ANT), como ente regulador la ampliación de rutas y frecuencia hacia  otras ciudades debido a la demanda  de  pasajeros existente en la  provincia de los Ríos. Rivas señaló que el aumento de la población los obliga a  solicitar  a las autoridades a que hagan conciencia respecto de las  la ciudadanía.

El dirigente enfatizó que el 90% del parque automotor de la cooperativa está renovado. “Contamos con unidades modernas equipadas con aire acondicionado y otros servicios”, reiteró. La mayoría de buses tiene capacidad para 40 pasajeros. Las carrocerías son hechas en Ecuador. “Nosotros confiamos en la  industria nacional, por eso no tenemos necesidad de importar buses desde el exterior, debido a los altos costos de aranceles.En la actualidad cooperativa Espejo, cuenta con 29 socios, que son dueños de las unidades;  un número considerablemente bajo  para una ciudad como Babahoyo, capital de la provincia.

En la actualidad operan las rutas Quevedo-Ventanas, Quevedo- Babahoyo; Quevedo-Vinces; Quevedo-Quinsaloma; Quevedo-Pambilar y viceversa. Nuestra meta es ampliar la cobertura a otros cantones,  como  Santa Elena y Salinas, en determinados horarios. La Ruta Ventana-Vinces, la cubre únicamente cooperativa Espejo ya que no hay otras operadoras que se interesen en dar servicio a esta zona.

Actualmente tenemos 53 frecuencias Quevedo-Ventana-Vinces, con los respectivos retornos, (53 de ida y 53 de venida), el último turno Quevedo-Ventanas, por ejemplo sale a las 19 horas. En épocas de vacaciones hay más demanda, porque la gente quiere visitar la playa, y tiene dificultades para movilizarse, por eso nuestro requerimiento, sostuvo.Por el momento los viajes a la península, se realizan bajo la modalidad de TURISO, cuando son autorizados por las autoridades; pero eso requiere de ciertos trámites que deben realizar, para que se les entregue un salvo conducto. Es por eso que, para simplificar todos esos inconvenientes consideran necesario acudir a la autoridad competente para que se les otorguen los permisos de operación.

El manejo del tránsito por parte de los Gobiernos Autónomos descentralizados, GADS, ha  generado complicaciones, particularmente en el proceso de matriculación. Quienes prestan este servicio no están preparados para solucionar ciertos temas.

Hay demasiada burocracia que impide dar una solución oportuna y ágil a determinados requerimientos de los dueños de los buses cuando tienen que cumplir con esta obligación. Otro de los inconvenientes son las multas, por ejemplo colocan radares en zonas donde la velocidad permitida es de 50 kilómetros por hora y si el conductos va a 55 Km/ hora lo consideran exceso de velocidad, lo que les  perjudica económicamente, teniendo en cuenta que los costos de operación de una unidad de transporte es  alto. El pasaje Quevedo - Babahoyo es de apenas $ 2,00. Casi nada, por eso hemos pedido que se haga un estudio serio que demuestre la verdadera realidad de la transportación. (I)

Los comentarios están cerrados.